Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Films 1925-1950’ Category

Año: 1944

Dirección: Luis Moglia Barth

Producción: Chilefilms

Guión: Carlos Vattier y Francisco Coloane

Fotografía: Fulvio Testi

Sonido: Jorge di Lauro

Música: Prospero Bisquert

Duración: 90 minutos aproximados

Interpretes: Francisco Flores, Inés Moreno, Florindo Ferrario, Nieves Yankovic, Mario Gaete

Sinopsis

Melodrama que retrata una historia de amor en medio de los acontecimientos históricos de nuestro país, pasando por la Revolución de 1891, el terremoto de Valparaíso de 1906, las fiestas del Centenario en 1910 hasta el presente, en 1944.

Sobre la película

A fines de 1941 se crean los nuevos Estudios cinematográficos Chilefilms, destinados a contribuir con la industria audiovisual local. Es recién en 1944 que se estrena la primera de las nueve producciones que se realizarían en dicha empresa, “Romance de medio siglo”. Para ésta película se contratan los servicios del director argentino Luis Moglia Barth (Buenos Aires, 12-2-1903), quien ya contaba con alrededor de veinticinco películas desde su primera filmación de 1927. Se invierten muchos recursos en escenografía e iluminación, incluso se recrean en interior locaciones de fines del 1800, pero nada de esto ayuda a evitar que el film sea vapuleado después de su primera exhibición un 10 de octubre de 1944. “Aburrida y artificiosa”, sentenció la revista Ecran, mientras que el escritor Francisco Coloane, que habría escrito el guión, no reconocería nada de lo que él escribió en la película. Fue el primer paso de lo que sería la denominada época de oro del cine chileno, y que contribuiría a la realización de numerosas obras que formarían parte del inconciente colectivo de una generación.

Read Full Post »

Año: 1946

Dirección: Eugenio de Liguoro

Guión: Gustavo Campaña

Fotografía: Eugenio de Liguero y Enrique Soto

Música: Fernando Lecaros

Sonido: Vivado y Beier

Interpretes: Lucho Córdova, Blanca de Valdivia “Kika”, Elena Moreno, Lucy Lanny, Manolita Fernández, Rey di Marías

Sinopsis

Comedia que relata las desventuras de un chofer que se hace cargo del primer taxi con patente en 1915, interpretado por el cómico de gran popularidad de aquellos años, Lucho Córdova.

Sobre la Película

Eugenio de Liguoro (Nápoles, 6-8-1895), también conocido como “El Conde de Liguoro”, ya que míticamente contaba con dicho título nobiliar, es uno de los personajes más anecdóticos del cine nacional. Italiano de nacimiento, recorre gran parte de Europa y parte de la India realizando excéntricas películas. En uno de esos viajes, llega al puerto de Valparaíso a fines de los años treinta, enamorándose de sus parajes. Desde su primera película, “El hechizo del trigal”, no pararía de filmar en nuestro país. En 1940 hace debutar a Ana González “La Desideria” en el cine, con la película “Entre gallos y medianoche”, y en 1946 repite la formula, esta vez con el comediante Lucho Córdova en un estilo muy de su agrado: comedias simples y sin mayores pretensiones que sacar alguna carcajada. El afiche del film fue realizado por uno de los dibujantes mas promisorios de aquellos años, “Pepo”, quien quedaría registrado en la retina colectiva por su tira cómica “Condorito”, reconocida en todo el continente con el correr de los años. Después de este film, de Liguoro dirigiría “Sueña mi amor” en 1946, la que fue vapuleada por la crítica. Fue su última película en Chile, y después, poco mas se supo del “Conde de Liguoro”.

Read Full Post »

Año: 1945

Dirección: Carlos Borcosque

Producción: Chilefilms

Guión: Tulio Demicheli

Fotografía: Antonio Merayo

Sonido: Jorge di Lauro

Música: Prospero Bisquert

Duración: 90 minutos

Interpretes: Carlos Cores, María Teresa Squella, Nieves Yankovic, Chela Bon, Plácido San Martín, Elvira Quiroga.

Sinopsis

Drama influenciado por el cine argentino y mexicano, muy popular en aquellos años. Una muy modesta empleada intercambia a su hijo recién nacido con el bebé de una acaudalada familia. Sin embargo, años mas tarde, cuando el joven está a punto de recibirse como doctor, comienza a investigar su oculto pasado.

Reseña

Carlos Borcosque (Valparaíso, 8-9-1894) debe ser uno de los cineastas más emblemáticos del periodo de oro del cine local. Tempranamente Borcosque se transforma en uno de los principales impulsores del cine mudo realizando seis películas. Sin embargo su entusiasmo lo lleva en 1927 a viajar a los Estados Unidos para interiorizarse del nuevo invento de aquellos años: el cine sonoro. Logra introducirse en Hollywood, llegando a actuar en versiones en español de películas norteamericanas. En 1930 junto a Ernesto Kaulen y Roberto Aldunate crea la revista Ecran, uno de los emblemas del periodismo cinematográfico de este lugar del mundo. Posteriormente se radicaría en Argentina, convirtiéndose en uno de los cineastas mas prolíficos de dicho país. Es en medio de esa vorágine que es contratado para filmar “La amarga verdad”, una superproducción de Chilefilms que originalmente se titularía “El misterio de los Nogales”. Fiel a sus raíces, Borcosque realiza la avant première en Valparaíso, efectuándose una cena de gala en el Casino de Viña del Mar, donde concurrirían grandes estrellas del cine local.

Read Full Post »

Año: 1950

Dirección: Alejo Álvarez

Guión: Alejo Álvarez, Basado en la novela de Fernando Santiván

Fotografía: Carlos Yánez

Música: Carlos Llanos y Luis Bahamondes

Duración: 95 minutos

Interpretes: Alejo Álvarez, Lautaro Murúa, Julia Pou, Las Hermanas Loyola, Manolo González, Margot Meneses.

Sinopsis

Melodrama ambientado en el campo chileno de fines de los años cuarenta, donde un joven se va a vivir con su tía viuda al fundo Las Pataguas. Ahí se enamora de su hermosa vecina, la cual está comprometida con un individuo extremadamente celoso.

Reseña

El género de películas de campo prolifera entre 1940 y 1955, realizándose numerosos films ambientados en las afueras de la capital con temáticas muy similares: historias románticas barnizadas con números musicales que se insertaban en el film, muy al estilo del cine mexicano. Alejo Álvarez, quien realmente se llamaba Alejandro Angelini, se convertiría con el correr de los años en uno de los cineastas que por mas tiempo cultivó este género, realizando films de estas características bien entrados los años setenta con películas tan extrañas como el autodenominado “primer western” realizado en este lugar del mundo: “Tierra quemada” de 1968, y también la primera película realizada íntegramente en colores. Álvarez comienza en el mundo del espectáculo a los 18 años como locutor de radios regionales de Valparaíso. Su entusiasmo por el cine lo lleva a conocer a Eugenio de Liguoro, quien lo incorpora a su primera película chilena “El hechizo del trigal” de 1939, en el rol de actor y asistente. En 1943 ingresa al Sindicato de actores, logrando mas adelante ser su presidente y reconocido activista. Su primera película la hace en pleno boom del cine de campo: “La hechizada”, un melodrama que se encaja perfectamente en las películas de tono musical de aquellos años.

Read Full Post »

Año: 1925

Duración: 60 minutos

Dirección: Pedro Sienna

Producción: Andes Films

Guión: Hugo Silva, Pedro Sienna

Fotografía: Gustavo Bussenius

Interpretes: Pedro Sienna, María de Hannig, Dolores Anziani, Hugo Silva, Piet van Ravenstein, Federico Geimza, Luis Baeza, Clara Werther, Octavio Soto, Guillermo Barrientos.

Sinopsis

Película sobre las andanzas del guerrillero Manuel Rodríguez en su lucha por lograr la Independencia de Chile en el siglo XIX.

Reseña

Cineasta, Escritor, Actor, Poeta, Ensayista, Periodista…Pedro Sienna debe ser uno de los personajes mas multifacéticos de las artes nacionales. Nace en San Fernando el 13 de mayo de 1893 como Pedro Pérez Cordero. Se inicia como actor de reparto en diversas compañías de teatro, donde poco a poco comienza a posicionarse como un actor muy popular. Su primera incursión en el cine  la realiza en el film “El hombre de acero”, de 1917. También actúa en “Todo por la Patria o el Girón de la bandera” (1918), “La avenida de las acacias” (1919) y “Manuel Rodríguez” (1920). Su incursión como director se inicia en 1921 con el largometraje “Los payasos se van” basado en una pieza teatral de Hugo Donoso que había sido muy exitosa en 1915. En 1922 realiza su segunda película, un documental propagandístico sobre las bondades de Chile y el gobierno de Arturo Alessandri, esto en medio de una difundida crisis entre Chile y Perú debido al conflicto por las ciudades de Arica y Tacna. En 1924 realiza la que es considerada su obra mas importante y que se encuentra a la vez desaparecida: “Un grito en el mar”. La película obtiene Medalla de Oro en la Exposición Internacional de La Paz, Bolivia, y es reconocida por su calidad narrativa y técnica. Ese debe haber sido uno de los años mas convulsionados de Chile, coronándose con el “Ruido de Sables”, intento de sublevación de los militares con el fin obtener reformas que se encontraban estancadas en el Congreso, lo que conllevaría la renuncia del presidente Arturo Alessandri, que abandonaría el país. En 1925 Arturo Alessandri vuelve al poder y Pedro Sienna realiza su obra mas recordada, “El húsar de la muerte”, en medio de un clima de efervescencia social en el país que como ejemplo contabilizó 114 huelgas, muchas de ellas reprimidas violentamente o que terminaron en masacres como “La Coruña”, donde la prensa hablaba de hasta dos mil muertos. La película fue escrita por Pedro Sienna y Hugo Silva, y cuenta con la actuación del propio Pedro Sienna en el papel del guerrillero, más algunos intelectuales y actores del periodo como Piet van Ravenstein. En 1926 Sienna estrena “La última trasnochada”. Ese mismo año se consolida la industria regional, tomando como eje central la ciudad de Antofagasta, intentos que comenzarían a desmoronarse con la introducción del cine sonoro en 1927. Pedro Sienna no volvería a filmar otra película, y se dedicaría a sus labores de ensayista y escritor, donde cuenta con algunos libros como “La caverna de los murciélagos”, “Recuerdos del soldado desconocido” o “Memorias de la vida del teatro”. En los años cuarenta “El Húsar de la Muerte” sería redescubierta, y dado su éxito pasado, se realiza una versión con música con el fin de reponerla y reeditar su éxito comercial. En esta versión se suprimen los intertítulos originales del film mudo, sustituyéndose por subtítulos que presumiblemente fueron insertados para “actualizar” la película. Junto a esto se cortó la imagen para insertar la banda de sonido óptico, por lo que la imagen original quedó mutilada, además de agregar un nuevo final que incluye un desfile militar presumiblemente filmado en ese periodo. Esa copia es la que pudo ser rescatada posteriormente para su restauración en la década de los sesenta por la Cineteca de la Universidad de Chile, y sería la única que lograría salvarse. Con la directa asesoría de Pedro Sienna, se compraron 7 rollos  correspondientes a una copia de las obtenidas en la década de los cuarenta, sin intertítulos y en regular estado.

Sergio Bravo, en ese entonces a cargo del Cine Experimental de la Universidad de Chile, realiza la recuperación de la pieza, en donde se repusieron los intertítulos originales, se retiró el final incluído en los años cuarenta y se creó una composición especial realizada por Sergio Ortega. Se duplica además para obtener un nuevo negativo pensado en su preservación, y se obtuvo una copia en 16mm en soporte de seguridad para proyección. En 1996, la División de Cultura del Ministerio de Educación financia un segundo proceso, en donde se intervienen los duplicados negativos y la copia en nitrato, se reemplazan los intertítulos originales por otros textos y se vuelve a agregar el final que no corresponde a la versión muda. La composición musical la realiza el músico Horacio Salinas, y se realizan esta vez copias en 35mm para su exhibición mundial. “El Húsar de la Muerte” fue por muchos años el único largometraje mudo que se conservó de un periodo brillante de nuestra cinematografía. Es además un film emblemático, una pieza de calidad que habla de los altos niveles que habrían adquirido varias películas de la época muda, y de la que hoy no podemos ver, que fueron presumiblemente quemadas o se destruyeron producto de su composición.

Hoy, la Cineteca de la Universidad de Chile realiza la recuperación de la música original realizada por Sergio Ortega en la década de los sesenta, la cual se perdería posterior al golpe de estado de 1973, periodo en que el músico fue enviado al exilio a Francia.

Read Full Post »

Año: 1925

Duración: 50 minutos

Dirección: Juan Pérez Berrocal

Producción: Apolo Films, Bartolomé Giraudo

Guión: Juan Pérez Berrocal

Fotografía: Gustavo Bussenius

Interpretes: Juan Pérez Berrocal, Clara del Castillo, Tomás Medina

Sinopsis

Fresia es una joven hermosa e inocente que vive junto a su anciano padre y su hermano en una rica hacienda del sur de Chile. Fresia al conocer al hijo del dueño de la hacienda se enamorará de él, ignorando no sólo que el padre de éste se hizo rico quitándole la fortuna al padre de ella, sino que también que su nuevo amor sólo la verá como otra conquista pasajera, lo que dará la oportunidad a su hermano para recuperar la honra de la familia.

Reseña

“Canta y no Llores Corazón” forma parte, junto a “El Húsar de la Muerte” (1925) de Pedro Sienna y “El Leopardo” (1926) de Alfredo Llorente, del pequeño grupo de películas chilenas rescatadas y restauradas del período mudo de nuestra cinematografía.

Realizada por el actor español avecindado en Chile Juan Pérez Berrocal, quien debuta en la dirección con este filme en donde también oficia como guionista y protagonista. “Canta y no Llores Corazón” fue realizada en Concepción y responde a la estructura del melodrama, como bien se infiere del subtítulo que sigue al nombre de la película: “o el precio de una honra”. La película fue tuvo su preestreno el 23 de diciembre de 1925 en el Teatro Rialto de Concepción, para ser estrenada oficialmente el 28 de diciembre del mismo año en el Teatro Victoria de Santiago. El filme obtuvo el beneplácito del público y la crítica tanto en Santiago como Concepción, donde tuvo su estreno oficial el 11 de febrero de 1926. Pérez Berrocal seguiría con su labor cinematográfica, oficiando como director y protagonista de los filmes “Destino” (1926), “Vergüenza” (1928) y Hombres del Sur” (1939), además de la película “Una Canción de Amor” (1930), la cual dirige pero no protagoniza. Lamentablemente los filmes de Pérez Berrocal permanecen perdidos, destino que también hubiese tenido “Canta y no Llores Corazón” si no hubiese sido por el trabajo de un grupo de audiovisualistas de la Octava Región integrado por Rodrigo Sáez, Francisco Inostroza y Marcia Orellana se dieron a la tarea de investigar y hallar el filme, el cual encontraron en una bodega del Teatro Concepción. Gracias al apoyo del Fondart Regional del año 2002 se pudo realizar la restauración del filme, proceso a cargo de Carmen Brito y que contó con la participación del músico Edgardo Campos en la composición de la música original que acompaña al filme.

Read Full Post »